Blogia
Movimiento Laborista

¿Por qué soy candidato presidencial?

Froilan Barrios Candidato Presidencial Movimiento Laborista 

A

sumir esta propuesta planteada por un conjunto de trabajadores, dirigentes sindicales y sectores universitarios no es una  decisión cualquiera, y al tratarse de la aspiración de dirigir una nación mucho más. Confieso que estando dedicado por 30 años al mundo del trabajo a nivel de Venezuela y a nivel internacional; sea por investigaciones universitarias y actividades docentes o por las tareas sindicales permanentes a lo largo de todo este tiempo, no dudo en admitir que esta es la etapa mas difícil que vive la sociedad y la democracia en nuestro país, como igualmente la hora crucial del movimiento sindical y los trabajadores venezolanos.           

La ofensiva ha sido brutal por parte de un régimen cuyo propósito es disolver la sociedad entera; sus organizaciones políticas, sindicales y comunitarias, la empresa privada; en resumen toda vida sociopolítica, ciudadana y económica autónoma para estructurar un edificio político institucional a su gusto dominado por el puño del caudillo, “del salvador de la patria”, bajo la sombra del todopoderoso Estado. Esta operación maestra por  supuesto bien justificada, en nombre de una democracia y de una cortina de humo socialista, repartidora de miseria y pobreza. Como vemos en ese objetivo ha logrado profundos avances el Proyecto Chavista, al desmontar y desmovilizar partidos políticos, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil y el control cuasi absoluto de los poderes públicos.           

De allí que la envergadura de esta aplastante realidad ha sido determinante para tomar esta crucial decisión. He asumido entonces este compromiso y esta responsabilidad con la certeza de que el país necesita el aporte de todos nosotros para reconstruir nuestra nación, donde partimos que los trabajadores son una fuerza social y necesaria para este proceso, donde deben participar todos los venezolanos sin exclusión alguna.           

Este paso es producto del deber de defender a una Venezuela, que nos preocupa, verla arruinada, víctima de un discurso ideológico y de nefastas políticas económicas, las cuales han producido desempleo, desmejoramiento de la calidad de vida, desconfianza y miedo ante la conducción de un Estado excluyente, quien utiliza a los sectores mas empobrecidos contra el resto de la población, en un discurso divisionista incesante alimentado por el dilema de Ricos Vs. Pobres, creando un clima de resentimiento social injustificado desde cualquier punto de vista.

Esta orientación equivocada pero impulsada desde las mas altas esferas del Poder ya comienza a producir resistencias en las mismas bases chapistas y por supuesto en el resto de sectores de la sociedad venezolana. Donde deseamos y coincidimos con todos,  que deseamos ver de nuevo un pueblo unido, que no se use a los pobres, que queremos un gobierno para todos; a un Presidente preparado que ponga a funcionar al país, que no hable tanto, que no nos ponga a pelear con todas las naciones del mundo.             

En definitiva para el pueblo venezolano es fundamental que vayamos de un gobierno que te paga para que seas pobre a un Estado comprometido con el trabajo digno, bien remunerado, estable,  que tenga oportunidades en el mercado de trabajo, con una seguridad social integral. Que supere la terrible situación actual donde el destino de nuestros profesionales universitarios es la buhonería o el salario mínimo si tiene suerte de conseguir un trabajo, luego de haber estudiado tanto tiempo en liceos y universidades. Para los laboristas lo resume la premisa de, Democracia que no es capaz de producir trabajo digno para un pueblo, no merece ser llamada democracia. Partimos igualmente de la premisa que este objetivo se logra con un desarrollo económico de la mano del sector privado y de nuestras relaciones con los países vecinos en nuestro continente. Para obtenerlo necesitamos instituciones democráticas sólidas y autónomas del Poder Ejecutivo y sobre todo que brinden seguridad jurídica y la existencia del Estado de Derecho. Asumir este compromiso y este reto desde el mundo de los trabajadores, no es una decisión individual, es la definición de un colectivo que deseamos aportar nuestro grano de arena en defensa de nuestra patria, la juventud y las futuras generaciones.  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Gregorio Rafael Velàquez Fermin -

En Nueva esparta especialmemte en la Isla de Margarita nos estamos organizando, el trabajo no es fàcil pero estamos en la lucha hacia la busqueda de soluciones. arriba los trabajadores que somos el sostèn de este paìs
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Anónimo -

¿LABORISTAS EN MIRAFLORES?

¿Les suena extraño? Pues quiero decirles que a nivel mundial hay experiencias muy positivas de movimientos laboristas dirigiendo los destinos de un país. Por ejemplo Lech Walessa, obrero electricista, en Polonia con el movimiento Solidaridad y el otro caso Luís Ignacio Lula Da Silva, obrero tornero, en Brasil con el Partido de los Trabajadores.

Indudablemente que quienes toman la bandera para lograr reivindicaciones necesarias para mejorar la calidad de vida de quienes laboran en el sector privado o público son líderes populares con vocación de servicio. Los cuales enfocan sus luchas por el bien común sin importarles sexo, credo, raza, o afinidad política.

¿Acaso la base de la sociedad no se sustenta en el trabajo en todo su contexto y uno de sus principales atributos es el empleo de la fuerza laboral como fundamento socioeconómico de los pueblos? Es aquí donde dirige sus luchas el movimiento laborista para lograr empleos dignos que garanticen salarios justos, seguridad e higiene industrial efectivas, ambiente de trabajo adecuado, prestaciones sociales, vacaciones, jubilaciones, etc. Ya que el empleo digno desencadena una serie de circunstancias que permiten la evolución positiva y desarrollo de un país.

En tal sentido el Movimiento Laborista Venezolano ha tomado la iniciativa de participar activamente en las luchas electorales, no solo como un derecho constitucional, sino con la firme convicción de que asumimos el reto de luchar por una Venezuela de primera donde se respete el derecho al trabajo, a la vida y se respeten la constitución y las leyes, logrando empleos dignos para los venezolanos.


Eduardo Soto Trabajador Petrolero.
Cabimas, 13-06-06
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres